en el Mundo

Lugares con mayor delincuencia juvenil en el mundo


Si hablamos de los lugares donde realmente la delincuencia juvenil está a la orden del día, entonces hablamos de Lationamérica (Colombia, Venezuela, Ecuador...). La estructura social en que les ha tocado vivir a los niños y jóvenes de hoy, está caracterizada por una complejidad cada vez mayor, donde la búsqueda de soluciones no depende ni de fórmulas tradicionales, ni de líderes carismáticos. A pesar del elevado número de población joven menor de 17 años de edad, en América Latina, los Estados Latinoamericanos no les dan la importancia que merecen este gran sector de la población.Este hecho hace que sea el uno de las zonas mundo con mayor delincuencia.
El resultado de una investigación patrocinada por la revista ILANU; que recogió información de los sistemas de justicia de menores en 18 países de la región latinoamericana, confeccionó un perfil del adolescente infractor tipo que pasa por los tribunales de menores de estos países. Determinó que en el 75% de los casos estos tribunales se ocupan de un joven de sexo masculino, con algo más de 4 años de retraso escolar, residente primordialmente en zonas marginales u otras zonas de vivienda de clase baja, trabaja en actividades que no requieren calificación laboral, o bien procura la obtención de dinero por medio de actividades ilícitas, contribuye al sostenimiento del núcleo familiar y el padre o la madre son desempleados o subempleados. En la mayoría de los casos vive en una familia que es incompleta o desintegrada, con ausencia de padre.
Este mismo estudio determinó que el 89% de los casos sancionados por la justicia juvenil se distribuye entre las categorías de menor ingreso económico, perteneciendo muchos de ellos al 40-60% de la población regional que se encuentra en los niveles de pobreza o de pobreza extrema según definición que de éstas da el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.



Colombia es la zona de Latinoamérica  con mayor delincuencia juvenil, ya que la gran diferencia entre ricos y pobres y sobre todo la imposibilidad de progresar socialmente causa violencia: la frustración se suma a la evidencia de que no hay otra alternativa para cambiar el destino personal. El periódico virtual colombiano eltiempo.com publico el 30 de agosto del 2012 un informe alarmante de la policía :
Cifras de la Alta Consejería para la Seguridad Ciudadana señalan que entre marzo del 2007 y junio de este año -es decir, en la vigencia del nuevo Régimen Penal para adolescentes-, unos 3.000 menores entre los 14 y los 18 se vieron envueltos en asesinatos: 600 cada año.

Brasil otro de los lugares con mayor delincuencia, se ha podido saber que de acuerdo con un estudio, los homicidios son la principal causa de muerte de jóvenes entre 15 y 24 años. En la última década, este tipo de crimen fue responsable por casi 40% de las muertes de jóvenes en Brasil, mientras en la población adulta, el índice quedó cerca del 2%.

Cifras de la Alta Consejería para la Seguridad Ciudadana señalan que entre marzo del 2007 y junio de este año ,es decir, en la vigencia del nuevo Régimen Penal para adolescentes, unos 3.000 menores entre los 14 y los 18 se vieron envueltos en asesinatos: 600 cada año.
Brasil otro de los lugares con mayor delincuencia, se ha podido saber que de acuerdo con un estudio, los homicidios son la principal causa de muerte de jóvenes entre 15 y 24 años. En la última década, este tipo de crimen fue responsable por casi 40% de las muertes de jóvenes en Brasil, mientras en la población adulta, el índice quedó cerca del 2%.

Brasil otro de los lugares con mayor delincuencia, se ha podido saber que de acuerdo con un estudio, los homicidios son la principal causa de muerte de jóvenes entre 15 y 24 años. En la última década, este tipo de crimen fue responsable por casi 40% de las muertes de jóvenes en Brasil, mientras en la población adulta, el índice quedó cerca del 2%.
México al igual que las otras dos ciudades comentadas con anterioridad tiene un elevadísimo número de jóvenes que se dedican a las practicas delictivas y no solo ya atracos a mano armada, sino que los homicidios cada vez cobran mayor importancia. Un ejemplo ocurre en Ciudad de México, donde según la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal entre enero y septiembre del 2009, 2.273 menores de edad cometieron algún delito.


“En el 2010 la Policía capturó a 24.000 menores, y el año pasado a casi 27.000. Este año, en ocho meses, van 20.615 capturas. Y aunque el delito más común es hurto, seguido de tráfico y porte de estupefacientes y de armas, las estadísticas de homicidio son alarmantes.”
Los datos fueron confirmados por el Índice de Homicidios de Adolescentes, producido en 2010 por el Observatorio de Favelas, en alianza con el Laboratorio de Análisis de la Violencia de la Universidad Estadual de Río de Janeiro, la Secretaría de Derechos Humanos de la Presidencia de la República y Unicef.
Ignacio Cano, profesor del Laboratorio de Análisis de la Violencia de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (Uerj), alerta que el riesgo de muerte de los adolescentes es mayor que el de la población en general y explica que la pobreza y la baja calidad de la educación están asociadas a la violencia letal. Según Cano, la violencia debe ser combatida con la inserción social de la población más pobre y con políticas de control de armas y de seguridad pública volcadas hacia la reducción de los homicidios. Cano discute además la implantación de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) en Río y la producción y divulgación de datos sobre Seguridad Pública en Brasil.

Un ejemplo de esto es un resultado que salió de la organización civil Causa Ciudadana encontró en Guanajuato, en el centro del país, a un grupo de adolescentes que empezaron robando tarjetas telefónicas y al poco tiempo fueron reclutados por una banda de secuestradores.

David Ordaz, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) apuntó que : “No es sólo que cometen delitos, sino cómo lo hacen. La violencia está muy arraigada entre los jóvenes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada